Nuestro recibo de electricidad se compone tanto de potencia energética como de uso de electricidad, por lo que saber qué potencia energética es la más adecuada, nos ayudará a ajustar nuestros recibos de luz tanto como sea posible. Para saber cuánta potencia óptica debemos de disponer, tenemos que considerar factores como la cantidad de dispositivos que tenemos, cuánta energía consume cada dispositivo, etc., pero más importante aún, cuántos dispositivos usamos normalmente al mismo tiempo. Veamos qué hay que tener en cuenta para entender con más detalle la electricidad de contrato para no pagar de más en la factura de la luz.

¿Qué es la potencia energética de la luz?

La potencia o energía eléctrica de la luz es la cantidad de energía que una vivienda puede consumir al mismo tiempo. Es decir, es la cantidad máxima de energía que pueden consumir los diferentes electrodomésticos que conectamos simultáneamente en nuestro hogar.

Por lo tanto, tenemos que contratar suficiente electricidad en función de la cantidad de electrodomésticos instalados en nuestros hogares, cómo los usamos, cuántas personas hay en el hogar y cuántos dispositivos queremos usar al mismo tiempo. Cuantos más electrodomésticos tengamos o usemos, más electricidad necesitaremos y, por lo tanto, más pagaremos por la electricidad.

La unidad de medida utilizada para calcular la potencia eléctrica es el kilovatio (kW). Cuantos más kilovatios contratemos, más aumentará nuestra factura porque de ello dependerá el coste fijo de nuestra factura de la luz.

Si no tenemos contratado el suministro eléctrico

Si aún no tenemos contrato energético, lo primero que debemos hacer es consultar el boletín de electricidad de la casa. Un boletín eléctrico es un documento oficial emitido por un instalador eléctrico autorizado que certifica que la instalación está en buen estado, nuestro tipo de instalación (monofásica o trifásica), potencia recomendada y potencia máxima. En la actualidad, la normativa establece que, en las edificaciones nuevas, es el promotor, propietario o usuario de la edificación quién puede fijar la potencia con la empresa abastecedora, no menos de 5,75 kW, motivo por el cual muchos consumidores contratan más potencia de la que necesitan. Si bien es cierto que en las casas más antiguas se pueden conseguir 2,3 kW de potencia de contrato.

Si tenemos firmado un contrato de suministro eléctrico

Si la potencia contratada es superior a 15 kW, el valor máximo del contador recoge la máxima demanda de cada mes en tu vivienda. Como resultado, podremos saber qué potencia estamos consumiendo y, por tanto, qué potencia debemos achicar. Por el contrario, si la potencia contratada es inferior a 15 kilovatios, debemos tener en cuenta los siguientes aspectos para saber cuánta potencia debes contratar en casa:

  • Infórmate de qué tipo de energía tienes, trifásica o monofásica. Si tiene tres fases, significa que la disipación total de energía se concentra en tres fases, no en una sola fase. Es decir, bajo la misma potencia, la intensidad de consumo del trifásico es menor que la del monofásico, y el ICP es más difícil de saltar. Actualmente, la mayoría de las viviendas cuentan con sistemas monofásicos.
  • Tenemos que saber cuántos electrodomésticos hay en la casa y cuáles están funcionando al mismo tiempo. Si tuviéramos estufas de cerámica, secadoras, calentadores eléctricos…​​… la necesidad de electricidad sería aún mayor. Para comprender cuánta energía requieren nuestros electrodomésticos y otros equipos eléctricos, debemos comprender cada uno de ellos. Si no sabemos su potencia, podemos probar diferentes aparatos uno a uno, observar el consumo de cada aparato en el contador y decidir cuál usar al mismo tiempo.

¿Qué potencia de energía contrato?

La potencia mínima suele ser de 2,3 kW, y la potencia máxima entre 10 kW y 15 kW se puede contratar en casa, también en función del voltaje. Las potencias más usuales son 2,3kW, 3,45kW, 4,6kW y 5,75kW, pero la potencia aconsejable suele rondar los 3,45kW y 4,6kW.

Además de elegir la fuente de energía adecuada para tu hogar, puedes comparar diferentes tarifas y elegir la que mejor se adapte a tus necesidades en función del precio de la luz en cada tarifa del mercado.

En la siguiente tabla podemos ver un breve resumen sobre los kwh que soporta cada potencia de luz:

Potencia de luzTamaño de la casaDispositivos / Electrodomésticos
2,3 kW          PequeñoPocos dispositivos
3,45 kW        MedioUso moderado de iluminación y pequeños dispositivos – electrodomésticos.
4,6 kW          MedioEl aire acondicionado o la calefacción no se encienden al mismo tiempo que otros aparatos
5,75 kW        Medio-grande Uso de varios aparatos al mismo tiempo
6,9 kW          Medio-grande Usos importantes de acondicionadores de aire y electrodomésticos
imagen

Eficiencia energética de los electrodomésticos

Todos hemos oído hablar de la eficiencia energética en los electrodomésticos, pero ¿sabemos realmente qué es y qué importancia tiene?

En definitiva, podemos definir la eficiencia energética de un electrodoméstico como la capacidad del electrodoméstico para realizar todas sus funciones con el menor consumo energético y ahorro de agua posible. Lógicamente, cuanta menos energía gastes, más eficiente será tu dispositivo.

Con la entrada en vigor del nuevo etiquetado de energía.. Los electrodomésticos más eficientes, antes A + + +, ahora serán clasificados como B. La clase A dejará margen de mejora, es decir, inicialmente vacía.

Si categorizamos las letras de eficiencia energética de estos dispositivos, podemos dividirlos en 3 grupos:

– Consumo eficiente de letras: A, B y C

– Consumo moderado de letras: D y E

– Letras de consumo menos eficiente: F y G

Después de leer este artículo, ¿tu vivienda contrata la electricidad necesaria?