Los precios de la vivienda libre acumulan 38 trimestres al alza tras repuntar un 4,5% interanual en el tercer trimestre del año (+0,9% sobre el trimestre previo) impulsados especialmente por una obra nueva que se disparó un 11% entre julio y septiembre, su mayor avance en 16 años. Esta situación aleja un posible escenario de correción en los precios de la vivienda que no se espera que se dé en el medio plazo pese al actual enfriamiento del sector.

El Índice de Precios de la Vivienda (IPV) actualizado este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE) sitúa la obra nueva el principal protagonista, tras encarecerse 3,3 puntos sobre el segundo trimestre; la escasez de stock de esta tipología y la subida de los precios de los materiales de construcción contribuyen a este desarrollo al alza.

La vivienda usada también dibuja una línea ascendente aunque, en su caso, más comedida. En los meses de verano umentó un 3,2% frente al 2,9% del trimestre previo. Con todo, las tres décimas de más fueron suficientes para que alcanzara su cota más elevada desde finales de 2022.

Fuente: El Economista